01

Tengo que comenzar diciendo que este blog no deja de sorprenderme. Y también que lamento a veces no haberle podido dedicar más tiempo, ya que es una gran satisfacción publicar las cosas que hago en casa y ver que gustan. Esta entrada, justamente, se origina en una persona que, desde Santiago de Chile ha hecho muy buenos comentarios y, además, me ha pedido que haga pizza, ya que ninguna de las que ha encontrado en los supermercados le gustaron. Es necesario entonces, ahora que la hice, y que espero que alguno de ustedes la haga también, que sepamos que hacer la masa en casa es infinitamente mejor que comprar una pizza, pero que también lleva su tiempo, algo que hay que valorar. Aún así, considero que vale la pena ponerse en la tarea y que, como verán más abajo, también hay formas de trabajar y preparar pizzas “por adelantado” para que no tengamos que comenzar siempre de cero a la hora de querer comer.

La Masa

Como yo no invento (no se si alguien lo hace hoy en día), sino que miro, aprendo y luego hago mis propios experimentos, les doy el dato de la web que a mi me ha despertado más curiosidad por trabajar las pizzas: www.unapizza.es
Lo que vamos a hacer hoy es la masa más simple de todas, la que en Italia suelen denominar la de la Vera Pizza Napoletana, por lo que sólo va a contener harina, levadura, sal y agua.

Ingredientes (para 2 personas)

170 Grs. de Harina de Fuerza
108 Grs. de Agua templada
4 Grs. de Sal
16 Grs. de Levadura fresca

07Con estas cantidades sale una pizza de tamaño normal, que a la hora de cortar nos entrega 8 porciones pequeñas, o sea que para dos personas es ideal.

Y si queremos hacer más unidades, es sólo multiplicar las cantidades por el número de pizzas que vayamos a preparar. Tengamos en cuenta que en los hornos que tenemos en casa no podemos hacer pizzas muy grandes y que, además, a veces es mejor hornear dos o tres pizzas, que querer hacer todo en una sola.

Preparación

1- Comenzamos dando una temperatura templada al agua, ya que fría impide que la levadura trabaje y fermente. Una vez hecho esto, ponemos el agua en un bol y diluimos allí la levadura, previamente desmenuzada.

03

2- Agregamos a este líquido dos cucharadas de harina. Mezclamos bien para que no queden grumos y dejamos reposar 10 minutos.
3- Al cabo de ese tiempo veremos que la levadura con la harina y el agua han comenzado a fermentar, observando que se forman burbujas. Es este el momento en el que iremos incorporando el resto de la harina y la sal, mezclando poco a poco con una cuchara de madera o en la máquina amasadora si la tenemos.
Tengamos en cuenta que si lo hacemos en la máquina, puede que las cantidades para una sola pizza no sean suficientes para que la mezcla se realice correctamente.
Cuando la totalidad de la harina se haya mezclado notaremos que la masa se despega de las paredes del recipiente. Retiraremos de allí la masa y la amasaremos a mano unos 5 minutos, sobre la mesada de la cocina. Luego formaremos una bola con ella.

04

4- Colocaremos la bola de masa obtenida nuevamente en el bol y la cubriremos con un paño limpio. Debemos dejar ahora que la maza “crezca” durante 30 minutos. Este tiempo depende también de la temperatura ambiente, ya que en lugares más cálidos esa media hora será suficiente, pero en días o lugares fríos, puede que sea necesario más tiempo. Sabremos que la masa está en su punto para hacer la pizza cuando veamos que ha duplicado su volumen.
5- Precalentaremos el horno a 250º, ya que cuanto más caliente, mejor pizza vamos a obtener.
6- Sobre la mesada de cocina, espolvoreada de harina, iremos estirando la masa, procurando que quede redonda y, si podemos, que los bordes queden un poco más gordos que el centro.

05

Colocamos ahora los ingredientes que nos gusten o tengamos a mano. Yo, hoy, he puesto un poco de salsa de tomate sobre la masa, cebolla cortada en juliana muy fina, bacon ahumado en tiritas, y queso curado de oveja rallado fino. Unas aceitunas negras por arriba y un toque de albahaca.

06

7- Con 12 minutos de horno, con la pizza colocada sobre papel de horno y sobre una parrilla han sido suficientes para que salga tal como quería y esperaba. Con la parrilla y el papel he conseguido que la base de la pizza no queda blanda. ¿Lo ideal? Comprarse una piedra para horno en una tienda especializada, son muy buenas y por lo que me han dicho, no muy caras.

Comentarios y sugerencias

Si observan la foto de la pizza terminada, verán que a pesar de estar bien horneada, su apariencia se blanca.
Hay pequeños “trucos” para que de un resultado más tostado: una cucharadita de azúcar nos ayudará que en el horno la masa tome más color.
Otro de los ingredientes que se puede poner en la masa a la hora de elaborarla es una cucharada de buen aceite de oliva. Da perfume y sabor, y hace más crujiente la masa.
También he conocido a quien le pone un huevo, pero cuidado!!! Esto es válido si vamos a hacer más cantidad, ya que un huevo para una sola pizza es mucho.

Ganando tiempo

02Para aprovechar el tiempo y tener siempre una pizza hecha en casa a mano, pensemos que hacer masa para una sola pizza y hacer para 6, por ejemplo, nos llevará el mismo tiempo. Sólo es prepararlas, estirarlas, poner un poco de tomate y darles a cada una media cocción, hasta que leven y tengan la costra hecha. En este momento las retiramos del horno, las dejamos enfriar y las congelamos. El día que se nos ocurre cenar pizza, en congelado, les ponemos los ingredientes y las mandamos al horno (siempre precalentado).

Finalmente, sólo puedo agregar que, como siempre al entrar en la cocina, debemos estar dispuestos a divertirnos, a gozar con lo que hacemos, a dar amor cuando preparamos alimentos que vamos a compartir.

Anuncios