01

Leikaj SaritaImposible esquivar esta receta. Si, ya hay en el blog un Leikaj, el de mi Tía Esther, pero mi corazoncito habla y dice que aunque alguna preparación se repita (y verán que no es idéntica) vale la pena tener dos versiones de un bizcocho tan sabroso. Pero más que por la receta, por el recuerdo, por no perder de la memoria a gente querida que con tanta generosidad esparcía su dulzura, la de las cocinas y la otra, la más importante., la de su forma de ser.

Sarita LaksSarita Laks era de esas mujeres con las que siempre te sentías a gusto, con una conversación amena, con una sonrisa siempre presente. Ella, además de buena repostera, era un permanente ir y venir de hojitas con recomendaciones para hacer en casa. Roxana, su hija, ha publicado este recorte de una de sus libretitas, que para mi son un pequeño tesoro, y comparto este Leikaj porque se que, si lo hacen, ya no querrán otra cosa para acompañar amigos y café.

¿Se animan a hacerlo sólo con lo que escribió Sarita? O, si prefieren, me dejan un comentario, lo hago en casa y les publico un “paso a paso” para que puedan seguirlo al pie de la letra. Espero un comentario…

Bien, más que bien… Vamos a hacer al fin esta maravilla. Me atrevo a llamarle maravilla porque ya he comprobado el resultado. Y les cuento ahora, paso a paso, lo que hice y cómo lo hice. Desde ya les digo que he seguido estrictamente lo que la receta manuscrita por Sarita me indicaba, usando todos y cada uno de los materiales que ella escribió.

Ingredientes

DSC_00245 Huevos
1 Taza de Azúcar
1 Taza de Miel
1 Taza de Té fuerte con Café
1 Taza de Aceite de Girasol
3 Tazas de Harina leudante
3 Cucharitas (de té) de polvo de hornear
1/2 Cucharadita (de café) de Clavo molido
1 Cucharita (de café) de Canela molida
200 Grs. de Nueces molidas

Preparación

1- En un bol que no sea pequeño, batir los 5 huevos con el azúcar, hasta que la mezcla tome un color amarillo claro.
2- Incorporar la miel, y seguir batiendo.
3- Incorporar el aceite, y seguir batiendo.
4- Incorporar el té/café, y seguir batiendo.
5- Mezclar en otro recipiente la harina, el polvo de hornear, la canela y el clavo.

04

6- Sin dejar de batir, incorporamos de a poco la harina preparada en los líquidos, de manera que no se formen grumos o, si se llegaran a formar, buscar de desarmarlos con la batidora.
Precalentar el horno a 170º (sin convección funcionando). Esto es porque hay hornos, como el que tengo en casa, que permiten genera convección de aire caliente.
7- Enmantecar y enharinar un recipiente para hornear nuestro Leikaj. Cuidado!!! La cantidad no es poca, por lo que no debemos confiarnos en que un recipiente pequeño servirá. Yo he usado uno redondo, de 28 cm. de diámetro, con agujero en el centro de 12 cm. y 6 cm. de alto.

05

8- Incorporar las nueces molidas a la masa que obtuvimos y volcar todo, con cuidado, en nuestro molde.
Hornear 55 minutos a 170º.
Retirar del horno, dejar enfriar, desmoldar y a disfrutar!!!

Comentarios y sugerencias

06El resultado es un bizcocho tierno, esponjoso y que no sale seco. Tiene un perfecto equilibrio de dulce y aroma suave a clavo y canela.
Allá, por las Europas Orientales, suele pasar que se le agrega también un toque de nuez moscada. Eso da un sabor y un aroma más profundo y penetrante. Si lo pruebas así, que sea sólo 1/2 cucharadita (de café) porque la nuez moscada es muy “invasora”, y puedes llegar a matar todos los otros sabores.

Anuncios