FermentadoYa hace tiempo que he publicado el proceso para hacer en casa un buen “Sarmale“, que diría que es el plato rumano por excelencia. Pero si algo faltaba para poder llevar a cabo esa preparación es, justamente, conseguir hacer el repollo (col) fermentado en casa. Allí, como en general en toda Europa Oriental, la “varza murata” es una forma de conseguir, además de un sabor muy especial para los platos que lo contienen, un tiempo de conservación de este vegetal durante mucho tiempo, en invierno, y así disponer de él durante todo el año. En España casi no es necesario hacerlo, ya que hay tiendas de comestibles rumanas casi por todas partes y ahí se consigue.Pero es por la el pedido de mis amigos y seguidores de Argentina que me decidí cumplir con la promesa de fabricarla y contarles cómo se hace. Desde ya les digo que es fácil y, más que nada barato. Hacer este tipo de productos en casa es una muy buena forma de ahorro y de tener alimentos siempre buenos. Vamos a ello. Podrán ver que el método es sencillo y que no necesitamos nada en especial. En mi caso sólo fue necesario un bidón de agua mineral de 8 litros, abierto por arriba y nada más. Ya lo hicimos hace unos años en más cantidad, en uno de esos de 25 litros, pero en ese caso el punto importante es tener luego un lugar en el que almacenarlo.

Ingredientes

1 Repollo liso, bueno y sin roturas en sus hojas
1 Recipiente en donde quepa el repollo
Sal en cantidad suficiente
2 Puñados de granos de maíz (yo usé los congelados)
1 puñado de eneldo fresco.

Procedimiento

1- Como se puede ver en la secuencia de fotos, quitar el centro duro del repollo, eliminando el tallo pero sin dañar las hojas.

Paso a Paso

2- Poner los granos de maíz, el eneldo y la sal en el fondo del recipiente en el que fermentaremos
3- Llenar de agua en cantidad suficiente para que el repollo esté muy bien cubierto.
4- Si vemos que el repollo tiende a flotar, deberemos poner algo que haga peso para que no salga a la superficie
5- Cubrir y dejar que la fermentación se produzca. Esto tardará entre 7 y 10 días. Al 4º día debemos remover levemente el repollo y el líquido, para que se incorpore aire
6- Cuando las hojas del repollo se ven translúcidas (semi transparentes) ya está listo para usar. Si no lo haremos, poner en un recipiente bien cerrado y meter en la nevera o en un lugar fresco y oscuro.

Anuncios