Tostada

Colores y sabores diferentes.

Pasaron muchísimos años hasta que volví a sentir ese sabor… Mi abuela en casa siempre lo hacía y, recuerdo, ni nombre tenía este plato que tanto nos gustaba. Para mi siempre estuvo relacionado con sus “sabores culturales” que trajeron los judíos de Europa Oriental, inmigrantes que nos enseñaron a preparar mucho con poco. Y como toda cocina popular, nace de la necesidad y la pobreza.
Luego, con el transcurrir del tiempo, hemos podido ver que no les hacía falta tener de todo, ni dedicarse a buscar técnicas desconocidas para elaborar alimentos deliciosos. Luego, con el paso de los años y en el andar la vida tomé contacto con los rumanos que viven en España, y “descubro” que a esto le llaman “Ensalada de Berenjenas”. Para mi es un exquisito paté que, en este caso, he preparado con dos sabores, uno más suave y otro más fuerte, para gusto de unos y otros.

Ingredientes

4 Berenjenas muy buenas
1 Cebolla mediana
1 Cucharada sopera colmada de mayonesa
Sal a gusto
Pimienta a gusto
Aceite de girasol a gusto
Aceto balsámico a gusto
1 diente de ajo pequeño

Preparación

1- Asar las berenjenas hasta que estén bien cocidas de todos lados. Se sentirá al pincharlas que su pulpa está blanda. Dejarlas enfriar naturalmente, sin meter en agua.

Paso a paso

2- Cuando estén frías notarás que la cáscara ha dejado de estar quebradiza y se ha humedecido. Es el momento de pelarlas, y se hace simplemente con los dedos, retirando por tiras,cuidando que no quede nada pegado a la pulpa.
3- Picar las pulpas de las berenjenas con un cuchillo, hasta que quede desarmada en trocitos muy pequeños.
4- Picar la cebolla con muchísimo cuidado, para llegar a obtener un picado muy fino. Luego, poner lo que hemos picado en un colador y dejar sobre el chorro de agua fría uno o dos minutos. De esta forma quedará crocante, sabrosa, pero sin ese sabor ácido que nos hace picar la boca y repetir durante todo el día.
5- Mezclar la berenjena y la cebolla en un bol hasta que todo esté bien unido y cremoso. Agregar la sal, la pimienta y el aceite y seguir mezclando hasta que quede una pasta perfectamente untuosa.
6) Separar en dos partes la pasta obtenida.
7- Picar muy bien el diente de ajo, mezclar con una de las dos pastas y agregar Aceto Balsámico di Módena. Tapar y dejar reposar en la heladera (nevera) para que tome mejor consistencia y, sobre todo, para que se aglutinen los sabores.
8- Agregar la mayonesa a la otra mitad de la pasta de berenjenas. Mezclar bien y tapar. Colocar en la heladera (nevera) para que tome mejor consistencia y, sobre todo, los sabores se aglutinen.

Comentarios y sugerencias

– Yo he usado una parrillita para asar las berenjenas. También se las puede asar en el horno o, si te gustan los sabores más fuertes, ponerlas directamente sobre el fuego de una hornalla en la cocina. Con eso se conseguirá que la cáscara se queme y le de un sabor de ahumado. ¿Lo ideal? Si haces un asado el domingo, ponerlas en la parrilla sobre las brasas.
– A partir de la pasta base, se puede experimentar con diferentes formas de terminar este paté: especias, picantes, limón, vinagre más fuerte, aceite de oliva… Diviértete, es lo hermoso de la cocina.
– Hay quienes pasan las pulpas de berenjenas ya asadas por un pasapuré, o la procesan con un robot de cocina, pero a mi me gusta más que los mínimos trocitos de berenjena y cebolla se sientan en la boca.

Anuncios