Tarta Marta

Hace años, muchos ya, la “Abuela Marta” hizo para una de las tantas reuniones familiares en su casa, lo que yo ahora llamo “Tarta Marta”. Aquí, en España, es tarta, en Argentina, torta. Es uno de esos bizcochos de chocolate que se fabrican de la forma más simple que hay, pero que en buenas manos pueden llegar a ser el postre perfecto, la admiración de los invitados y, sobre todo, lo que cada una de nuestras visitas se llevará a su casa en un platito, para seguir degustando con un buen café. Giuliana y Mariano, dos de mis hijos, crecieron cumpliendo, cada año, con el ritual de soplar las velitas en una “Tarta Marta”. Las madres de sus amigos y compañeros del cole, abrían la boca, abobadas, al ver y probar esta dulzura preguntando y preguntándose “¿cómo puede ser que en casa se fabrique algo tan bueno?”. Nunca he comprendido tanta fascinación, y tan poco cariño por la cocina que llegaban a ser incapaces de poner velitas para sus hijos en una sintética crema gelatinosa comprada en el “súper”.
Y como para mi cocinar y amar son sinónimos, porque el primer acto de amor del ser humano es alimentar, les paso la receta de la “Tarta Marta”, y vaya en ella mi cariño a una abuela en todo el sentido de la palabra.

Ingredientes

1 y 1/2 Taza de harina de repostería.
1 Taza de azúcar blanco.
4 Cucharadas soperas de cacao puro.
1/2 Taza de aceite de girasol.
3/4 Taza de leche.
2 Huevos.
1 Cucharadita de azúcar vainilla.
1 Cucharada de levadura química. (Polvo Royal)

Preparación

1- Enmantecar y enharinar un molde redondeo de 24 cm. de diámetro.
2- Calentar el horno a 170º.
3- Unir en un bol de tamaño adecuado: harina, azúcar, cacao en polvo y levadura.
4- Separar las claras de las yemas.
5- Batir las claras en otro bol, agregando una pizca de sal, a punto de nieve.
6- Agregar a los polvos las dos yemas, el aceite, la leche y la vainilla.
7- Mezclar todo con la batidora, a baja velocidad, hasta que forme una pasta homogénea.
8- Finalmente, agregar la clara batida a nieve, mezclando con una espátula con suavidad.
Y al molde!!!
9- Hornear 50 minutos, a temperatura media/alta. 170º – 180º.

Variantes y sabores
A la preparación se le puede agregar nueces molidas, o ralladura de dos naranjas, o pepitas de chocolate para horno.
Una vez horneada y fría, admite cuantas cosas imagines: crema chantilly con frutillas picadas de relleno, dulce de leche, crema pastelera. Igual para la decoración y la cobertura. Sean coherentes, nada más.
En la foto con que ilustro la receta la he cortado horizontalmente en tres la base del bizcocho, le hice un relleno con dulce de leche alivianado con un poco de leche y, para decorar, la clásica frutilla con crema.

Anuncios