Ahora que ya hemos leído “10 + 5 consejos para cocer bien la pasta” y hemos aprendido las normas para conseguir que siempre salga a punto, quiero contarles uno “truquito” que no siempre cuentan los cocineros.
Imaginémonos un domingo al mediodía, familia numerosa o un gran grupo de amigos que van llegando, y nosotros metidos en la cocina, esperando servirles nuestro mejor “menú italiano”, sin poder gozar de una buena charla de bienvenida o de un aperitivo antes de ir a la mesa, para poder sacar la pasta a punto.

Dice la norma que una buena pasta debe estar hecha en el momento y servirse inmediatamente después de sacar del hervor, si? Pues no se imaginen ustedes que en los restaurantes y hoteles lo hacen siempre así: sería imposible dar servicio a tantos comensales en un día de mucha afluencia, y mucho menos en un hotel en el que a veces debemos servir pasta para que consuman hasta 2.000 personas, como me a tocado. Todo esto quiere decir que la pasta SI se puede preparar con antelación a ser servida sin que, para nada, pierda sus cualidades de consistencia y sabor. Esto lo he aprendido en la práctica. Es fácil y muy práctico.Pasta: la experiencia del cocinero

Cuando al hervir la pasta ha llegado al punto exacto de “al dente” que nos interesa, debemos quitarla inmediatamente de la olla y volcarla en otro recipiente con agua fría, muy fría si es posible (agua con cubitos de hielo es mejor). Esto hará que se corte el hervor de inmediato y que baje tanto la temperatura de la pasta que no llegará ni a ablandarse ni a pegarse.
Luego, una vez fría, la colamos bien y la colocamos en un recipiente en que la mojaremos con un poco de aceite, si es de oliva, mejor. La removeremos con las manos, cuidando de no romperla hasta que todo haya quedado aceitado. Ojo!!! Aceitado, no aceitoso!!! Si cubrimos este recipiente con un film para que no se reseque su contenido y lo llevamos a la heladera, ya habremos ganado mucho tiempo para disfrutar de los momentos previos a la comida. La pasta fría puede estar 48 horas en la heladera sin problemas.
El domingo “italiano” sólo tendremos que tener preparadas dos cosas según sea la forma que la vayamos a servir: 1) Una sartén grande en la que saltearemos rápidamente la pasta para calentarle o, 2) Una gran olla con agua salada hirviendo y un colador. En cualquiera de los dos casos, para servir la pasta perderemos no más de 10 minutos en sacarla a la mesa. Menos tiempo en la cocina, más tiempo con los amigos o la familia.

Anuncios